En el pasado mes de Abril se desarrolló en Mendoza el Concurso A.S.I. (Association de la Sommellerie Internationale) Mejor Sommelier del Mundo 2016. Esta competencia se da cada tres años y en su XV edición se realizó por primera vez en nuestro país.

Mendoza, con sus montañas y viñedos, brindó el marco ideal para recibir a los 61 concursantes de 58 países que se dieron cita en busca del tan preciado título. Cada uno de ellos debió sortear un extenso examen escrito teórico y práctico de servicio, además de cata a ciegas, para alcanzar la instancia de semifinales, a la cual sólo doce de los mencionados consiguen la clasificación. A la mañana siguiente estos doce semifinalistas fueron puestos a prueba nuevamente, con variadas situaciones; entre los cuales se encontraba Paz Levinson, Mejor Sommelier de Argentina.

Llegado el momento de anunciar los finalistas, los doce semifinalistas subieron al escenario donde los tres finalistas fueron anunciados, seguido de lo cual se abrió el telón en el Teatro Independencia y sobre el escenario apareció un restaurante donde se desarrollaron las pruebas de la gran final.

In genere, i modelli Cellini condividono quasi nessuno con il loro sport Rolex e vestono i fratelli replica orologi di lusso. Utilizzeranno diversi casi, quadranti e cellulari. L'alto rolex falsi che forniamo è di alta qualità. Sono orologi che sono forme e quadranti meravigliosi, splendidi che meritano di essere osservati.

La scelta inizia utilizzando Cellini Classic, un orologio da tasca che potrebbe essere stato nella tasca di un detective virtuale. Dopo di che siamo trattati per 1 magnifico orologi repliche di lusso per un altro, le serie circolari di quadranti rosa, sbiancati o dorati che attaccano lo stile consumato. Alcuni quadranti sono in oro o platino, altri farmaci sono madreperla.

Estas pruebas fueron muy diversas. Consistieron en servir un espumoso (el cual ordenó la mesa no estaba disponible y se debía recomendar uno distinto) al mismo tiempo que se preparaba un Dry Martini. Luego se le presentaron a los candidatos etiquetas de grandes vinos del mundo para los cuales debía armar un menú que los acompañe. Posteriormente se dio paso a la cata, donde una serie de diversos vinos blancos y tintos debían describirse y reconocerse con el máximo detalle. A continuación, tocó el servicio, donde en este caso consistió en el trasvasado de una botella mágnum y servir una copa de vino blanco para un comensal que no deseaba tinto. El momento de los destilados llegó con diez copas, las cuales se debían asociar con las bebidas presentadas en una pantalla y una extra fue traída luego para su descripción, la cual debía hacer soñar al consumidor, uno de los momentos de mayor vuelo del certamen. Seguidamente, se presentó una carta de vinos errónea, donde debían identificarse en cada caso el error, sea ortográfico, de zona o una añada que no existió. Cada uno de los finalistas superó estas instancias individualmente para luego volver juntos al escenario para pruebas en simultáneo, reconociendo bodegas, personalidades y demás en diapositivas. El broche final fue la de servir 15 copas con una botella mágnum de Champagne debiendo todas las copas quedar iguales sin dejar vino dentro de la botella y pudiendo sólo servir una vez en cada copa!

Luego de todo esto y tras varias horas, Jon Arvid Rosengren, de Suecia, se coronó con el título Mejor Sommelier del Mundo. Este es el final de un largo camino de estudio y preparación para comenzar uno nuevo, ya que en esta profesión todos los días se aprende algo nuevo, siempre hay un vino nuevo por degustar, una bodega nueva por conocer, un profesional a quien escuchar atentamente.

El Mundial en sí duró cinco días. Sin embargo, todo esto comenzó allá por el 2012 cuando se comenzó a formalizar la candidatura para ser la sede. Con la confirmación en 2013 (tras una votación contra Francia!) sobrevino el arduo trabajo que la Asociación Argentina de Sommeliers junto a la ASI realizó para que todo se desarrollara en consecuencia. Todo este trabajo "invisible" fue tan intenso como gratificante, y una experiencia única, ya que difícilmente se repita por varios años.

Aprender de los grandes maestros y referentes, aquellos que han ganado el concurso en ocasiones anteriores, es algo único. Con tan solo escucharlos cinco minutos recordamos por qué elegimos y amamos esta profesión, que lejos de ser solo un trabajo, es una pasión.

A la par de ello, la expectativa, emoción y nervios por la participación de nuestros candidatos Argentinos, dos grandes Sommeliers y referentes como Paz Levinson y Martín Bruno. Tras ser la primera semifinalista Argentina en la historia de estos concursos en 2013, este Mundial, siendo local, se presentaba con una presión extra para Paz. Y no hablamos únicamente del "exitismo local", en el mundo y por sus colegas era vista como una candidata fuerte, y así fue. Por muy poco nos privamos de verla brillar sobre el escenario del Teatro Independencia, pero el cuarto puesto logrado es muestra de su talento y conocimiento. Hoy es altamente reconocida en París, una ciudad donde la Sommellerie tiene, a diferencia de Argentina, cara generalmente masculina.

Aprovecho estas líneas para alzar nuevamente mi copa y brindar con cada uno de quienes hicieron realidad este sueño que dimos en llamar #BestWorldSommARG2016, Santé!