Finca La Promesa de Bodega Trapezio está situada en la zona de Agrelo, en la denominación de origen Luján de Cuyo, a mil metros de altura. Sus viñedos se encuentran a los pies del Cordón del Plata, a 35 kilómetros de Mendoza.

Tras un largo proceso buscando el lugar ideal donde instalarse, cuando Mauro Villarejo y Marcelo Richard descubrieron la finca sintieron "un amor a primera vista" ya que habían encontrado el lugar ideal para maridarse con la tierra y cumplir la promesa que se habían hecho: un vino de alta gama, que los represente ante el mundo.

 

Premios:

Petit Bo Bo Red Blend 2013: 90 puntos Guía Descorchados 2016.

 

Su Enólogo Marcelo Richard Responde

¿Cómo surgió su interés por la enología?

A los 13 años cuando ingresé al Liceo Agrícola y Enológico encontré la pasión de pertenecer a ese colegio y amé elaborar cada producto que, a pequeña escala, nos tocaba preparar para las materias prácticas. Entre todos ellos elaborar vino pasó a ser un gran sueño que, con el tiempo logré realizar.

This is a useful complication that is novel in its design and brilliant in its execution, states John Reardon, mind of watches at Sotheby’s in New York, who notes that replica hublot has concentrated more about its core collection than you are on complications in recent decades. From an auction perspective, it’s such a rarity to present a complicated Fake watches for sale. In the 1950s and 60s, they made the Ref 8171, which is a cult collectible—now that’s the ultimate Rolex you could own with a calendar and a moon phase.

 

¿Cómo ha sido su trayectoria profesional?

Luego de recibir mi título de Enólogo me tocó decidir mi carrera universitaria. Eran momentos en los que la enología y las bodegas se manejaban basados en una escuela antigua, con lo cual estudié Ingeniería Industrial para tener una mirada más amplia de todo el proceso productivo. Una vez recibido, la búsqueda de nuevos desafíos me llevó a elegir entre diferentes propuestas laborales (ninguna Bodega). Por la proyección profesional acepté trabajar en Colgate-Palmolive en Buenos Aires y Nueva York. En esta etapa profesional me formé como consumidor pudiendo degustar vinos de muy diferentes estilos y de distintos lugares del mundo.

Con el cambio en la enología y la profesionalización del sector orientada a la calidad y a la exportación, decidí volver al país e ingresar a la industria vitivinícola. Durante 5 años me desempeñé en Finca La Celia y disfruté ser parte de la revolución enológica de Mendoza. Como Gerente de Operaciones y responsable de la producción logré manejar los detalles de elaboración, conservación, embotellado y despacho de vinos en una gran escala.

Como ingeniero enológico había logrado llegar a un punto muy alto y se me abrían nuevas oportunidades corporativas en el sector. Pero evidentemente había algo que me faltaba. Además de ser ingeniero, al mismo tiempo sentía una gran atracción por todo lo noble y genuino del trabajo artesanal.  

En el 2006 el proyecto Trapezio de mi primo Mauro me enamoró y terminé optando por cambiar de la gran multinacional a la micro bodega en donde pudiera lograr mi impronta personal. En una finca y bodega tan pequeñas, si bien la complejidad es la misma, el trabajo es mucho mayor y el goce de hacer vino es infinito!

Aprendí a valorar cada detalle, sufrir cada imponderable y disfrutar cada pequeño logro. 

 

¿Qué características tienen los vinos que usted produce?

Me defino como un hacedor de vinos basado en un estilo en el que la fruta fresca, con muy buena acidez y punto de cosecha temprano, logre expresar un vino base que, maridado con una madera de roble en su justa medida, nos de vinos con frescura y personalidad.

Potencia, concentración, textura, fruta y madera deben armonizarse en un producto tan redondo y elegante en el que no desentone nada, y que lo haga muy fácil de beber aún después de muchos años de guarda y botella.

La sanidad y limpidez son un requisito desde la fruta hasta el vino embotellado. Requisito para lograr el estilo Trapezio. Esto nos lleva a trabajar en el viñedo con muchos cuidados, seleccionando cuidadosamente lo que entra a la bodega, extremando la sanidad en todos los procesos productivos, e incluso microfiltrando todos nuestros vinos al embotellarlos privilegiando la seguridad y estabilidad del vino.

 

¿Cómo se mantiene actualizado con las nuevas técnicas y procesos enológicos?

Asistiendo a cursos, recibiendo newletters locales e internacionales, intercambiando con colegas y proveedores de confianza, viajando por el mundo y comparándonos con los mejores vinos de cada región.

 

¿Qué vinos de Argentina y otras partes del mundo le recomendaría probar a los miembros de IN WINE?

Agrelo es un mundo en sí mismo, un universo de vinos y estilos de bodegas pequeñas y medianas que tienen mucho por mostrar. Recomiendo abrir botellas de bodegas ya tradicionales como Bressia, Viña Cobos, Catena Zapata o Chakana y también de pequeños grandes proyectos como MonteQuieto, Caelum o Trapezio.

 

¿Qué sugerencias haría a nuestros miembros para que puedan aumentar sus conocimientos en el mundo del vino?

Participar en catas, animarse a experimentar marcas y bodegas desconocidas, y especialmente escuchar sus sentidos al probar un vino, más allá de la información que a veces nos inunda. Sin necesidad de usar expresiones y descriptores difíciles, lo que mejor habla de un vino es que la copa se vacíe y pida otra más, ahí está lo primero que hay que aprender y seguir buscando.

 

 

Comprá los vinos de Bodega Trapezio en nuestra Tienda Online.

 

Suscribite a nuestro Club de Vinos premium para descubrir Bodegas como estas todos los meses en tu domicilio.